las lentes amarillas aumentan el contraste

Lentes amarillas: ¿Por qué son una buena opción para conducir de noche?

A muchas personas no les gusta conducir de noche o cuando las condiciones meteorológicas no son del todo favorables, porque no se sienten seguras en la carretera. 

Si te sientes identificado sobre todo con la primera opción, ¿crees que la mejor solución es no coger el coche a determinadas horas porque sabes que se te va a hacer de noche? ¿Te vas privar de realizar determinadas actividades por ese miedo?

No tiene sentido. Del mismo modo que existen distintos tipos de gafas para diferentes usos, como para practicar algunos deportes, también hay gafas para conducir de noche. Y lo más curioso de todo es que este tipo de lentes tienen un color característico… Se trata de lentes amarillas.

Ventajas de las lentes amarillas

Tras los avances de estos últimos años, han surgido nuevas soluciones para aquellas personas que tienen dificultad para ver de forma nítida cuando conducen de noche. 

Lo primeros modelos surgieron con el fin de impedir el deslumbramiento que provocaban otros coches. Pero más adelante, los últimos avances se centraron en proteger la vista de las luces LED, con una especie de película química para retener las ondas cortas que emitían este tipo de luces tan perjudiciales para la vista. 

Curiosamente, las gafas con lentes amarillas son la mejor opción para las personas que conducen y que tienen miedo a conducir de noche porque les molesta las luces de otros coches, la iluminación de la carretera o simplemente el alumbrado de las vallas publicitarias. 

Por suerte, el color amarillo en las lentes tiene estas ventajas:

  • Absorbe o elimina la luz azul, violeta y verde.
  • Aumenta el contraste y la cantidad de luz, y por tanto la percepción para evaluar distancias o calcular velocidades. 
  • Se perciben mejor los huecos.
  • Desaparece la fatiga ocular.
  • Mayor seguridad al conducir.

La importancia del color de las lentes

Como sabes, las gafas polarizadas y oscuras están prohibidas para conducir de noche, pero debes saber que las gafas de sol tienen distintos niveles de filtros solares y diferentes usos:

  • Nivel 0 (claras): Son ideales para conducir días nublados, lluviosos o con poca claridad. Transmiten entre el 80 % y el 100 % de la luz.
  • Nivel 1 (ligeramente coloreadas): Están permitidas para conducir pero no protegen nuestros ojos de los días más despejados. Transmiten entre el 43 y 80 % de la luz.
  • Nivel 2 (medianamente coloreadas): Protegen los ojos de los días claros, ya que transmiten a penas un 45 % de los rayos del sol. 
  • Nivel 3 (oscuras): Transmiten entre un 8 % y un 18 %, por lo que se recomienda su uso para conducir para días muy muy claros.
  • Nivel 4 (muy oscuras): Transmiten entre un 3 % y un 8 % y son ideales para el esquí, la montaña o deportes acuáticos. Pero están prohibidas para conducir de noche. 

En definitiva, para conducir de noche o en días oscuros y lluviosos, las gafas adecuadas son las que tienen lentes amarillas; sus filtros reducen el efecto de las luces de los otros coches y el alumbrado de la carretera en general. Y las lentes oscuras (grises o azules) son óptimas durante el día.

Cómo funciona el ojo científicamente

El ojo cuenta con dos sensores: unos funcionan en condiciones de luz normal y otros cuando hay poca luz. Son los conos y los bastones. 

Cuando cae el sol, se deja de distinguir los colores y es el momento en el que los conos dejan de funcionar y los bastones toman el control. Si utilizas lentes amarillas, estas bloquearán gran parte el paso de esta luz molesta y los conos deducirán que hay algo de luz natural, por lo que estarán activos más tiempo. 

Esa es la razón por la que las lentes amarillas aumentan la luminosidad y nos ayuda a ver mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *