Tu color de ojos va a cambiar, ¿sabes por qué?

No es habitual que el color de ojos de alguien cambie de un día a otro, sin embargo sí es más común que nos parezca que el color de ojos de alguien ha cambiado. A menudo se debe a que las pupilas estén más dilatadas, pero a priori lo que parece es que ha sufrido ese cambio. Del mismo modo, la iluminación también puede influir.

Sin embargo a veces sí ocurre un real cambio de color. Si percibes esto en uno o ambos ojos no dudes en consultar a un especialista que te haga un examen completo. El cambio de color de los ojos puede no ser nada grave o puede ser un signo de una enfermedad que requiere tratamiento.

Evolución del color de ojos

Cuando los bebés alcanzan los entre los 9 y 12 meses de edad, la mayoría tendrá el color de los ojos que va a tener durante toda la vida. Durante los primeros meses de vida, los ojos de un bebé pueden verse más azules o grisáceos y luego pueden ir oscureciéndose, a medida que se desarrolla el pigmento del ojo. Sin embargo, hay unas pocas cosas que pueden hacer que cambie el color de los ojos a cualquier edad.

Pero si crees que el color de los ojos esta solamente relacionado con el cambio de color del iris, estás equivocado ya que también puede estar relacionado con cambios en otras partes del ojo que pueden hacer que el color del iris se vea diferente.

¿Cuándo cambia el color del iris?

Nuestros iris tienen unos pequeños puntitos color café, esto son simplemente pecas que podemos tener en el iris y que se suelen relacionar con la exposición al sol. Son comunes y por lo general no representan riesgo alguno, al igual que las pecas en la piel. Así que si te acercas mucho al espejo y ves puntitos más oscuros en tus iris, no te preocupes, es normal. Esto hará que tus ojos se vean algo más oscuros.

A modo de patologías o estructuras relacionadas con patologías podemos hablar de:

  • Los nevus del iris son pecas más grandes son masas más oscuras y se ven como lunares. Un nevus está causado por células pigmentarias también llamadas melanocitos. Los Nevus suelen ser inofensivos, crecen lentamente de modo que a veces pueden hasta pasarte desapercibido, pero pueden representar un riesgo de cáncer. Atención no significa que tengas cancer, solo que hay algo más de riesgo que si no los tienes. De modo que no hay que preocuparse pero si hay que revisarse si los tenemos. Así que mi recomendación es que si te miras en el espejo y ves un nevus, acudas al médico par que te derive al oftalmólogo.
  • Otra estructura que puedo exponer son los nódulos de Lisch, no son tanto lunares, son más bien pequeñas protuberancias que crecen sobre el iris. Estos nódulos suelen asociarse con una afección conocida como neurofibromatosis. Esta patología del sistema nervioso produce el desarrollo de pequeños tumores en las células nerviosas del organismo. Además esta enfermedad parece tener carácter hereditario de modo que si alguno de tus progenitores o sus papis lo tenía sería bueno hacerse un estudio genético o al menos acudir al médico y decírselo. LA parte positiva, si es que este tipo de cosas tiene parte positiva es que si tienes estos nódulos van a ayudar al médico a diagnosticar la neurofibromatosis. Además no te preocupes porque estos nódulos no afectan a la visión y se puede llevar una vida normal a menos que se presenten complicaciones más graves
  • Otra patología que puede cambiar el color de tus iris es la iridociclitis heterocrómica de Fuchs es una inflamación de algunas de las estructuras de la parte frontal del ojo, incluyendo el iris, que aunque está dentro del ojo, pero se encuentra en la parte más delantera. Como los síntomas de esta enfermedad incluyen atrofia del iris, el pigmento se suele perder y esto hace que cambie el color del ojo, también provoca cataratas e inflamación ocular. Es bueno que nuestro médico y nuestro oftalmólogo conozca esta situación porque la iridociclitis lleva a glaucoma, que puede producir pérdida de visión a menos que se trate. Si quieres saber más sobre el GLAUCOMA te recomiendo visitar este enlace de aquí.
  • El síndrome endotelial iridocorneal (también conocido por sus siglas SEI) es una combinación muy rara de tres afecciones que se desarrollan a la vez y que afectan al iris y a la córnea. Lo que ocurre en esta patología es que algunas células de la córnea se desprenden y migran hacia el iris. Estas células se ven como parches o con puntos en el iris, lo que afecta el color del ojo claro. Normalmente solo se ve afectado uno de los dos ojos y también puede derivar en glaucoma.
  • El síndrome de dispersión de pigmento, que también se le conoce como pérdida de pigmento. Lo que ocurre aquí es muy sencillo, se despegan células pigmentarías de la superficie posterior del iris y esas células flotan hacia otras partes del ojo. Estos acumulo de células pueden “atascar” el ángulo iridocorneal – que si hablo un poco más en cristiano- es el ángulo por donde drena el ojo la cantidad de liquido interno sobrante, si este sitio se “atasca” la presión intraocular aumentará y podrá derivar en glaucoma. ¿Y como afecta el color de los ojos? Pues al desperenderese celular por detrás del iris, esas zonas quedan más claras por falta de capas de pigmento. Lo negativo de esto es que a veces es totalmente asintomático y puede que no te entere. Así eu hasta que no empiezas a tener síntomas de glaucoma no empiezas a preocuparte y es cuando vas al médico.
  • También la Uveitis puede hacer que nuestro color de ojos se vea diferente. Es una inflamación de la capa intermedia del globo ocular y tienes información más en profundidad por aquí. Una de las consecuencias es que la conjuntiva (que es la parte del ojo que lo recubre por fuera, está justo por encima de la parte blanca) se vea roja. Es posible que los pacientes noten un cambio en el color de los ojos si el iris se pega al cristalino y el tamaño o la forma de la pupila cambian.
  • A causa de un accidente cerebrovascular, un tumor o una lesión en la médula espinal se puede desarrollar el síndrome de Horner es muy raro que ocurra y daña los nervios faciales. Los síntomas incluyen párpados caídos, tamaño desigual de las pupilas y la incapacidad de sudar de ese lado de la cara. Cuando una pupila es mucho más grande que la otra, el color de los ojos se ve diferente. Pero es que además este síndrome puede cambiar realmente el color de los ojos a causa de una despigmentación del iris.
  • Un traumatismo también puede cambiar el color de nuestros ojos: este traumatismo puede dañar el iris causando pérdida de tejido. La pérdida de tejido puede hacer que un ojo se vea de un color diferente. Es de lógica, si le quitas grosor a algo, se verá más “transparente”. Así eu cuidado con los objetos que se acercan a nuestros ojos. Tened cuidado haciendo deporte por ejemplo y sobretodo en el trabajo. Si podéis llevar gafa de protección mejor.

Y como motivos extra te traigo algunos que no tienen nada que ver con el propio color del iris si no con otras estructuras:

  • El arcus senilis es un anillo azulado o blanquecino en la córnea que surge por acumulación de lípidos en esta estructura. ¿Quieres saber sobre la cornea? ¡¡Aquí está la solución!! Se llama así arcos SENILIS o arco SENIL porque es común al envejecer. Las personas mayores generalmente todas tienen arco senil en menor o mayor medida.
  • El anillo de Keyser Fleischer es un anillo verdoso/anaranjado que también se sitúa en la córnea y que está producido por la Enfermedad de Wilson, esta patología está relacionada con un elevado contenido de cobre en el organismo. Es my raro tenerlo y siempre requiere la atención de un especialista.
  • Otro motivo por el que podemos tener la sensación de ver el iris de otro color es lo que llamamos hifema, la acumulación de sangre dentro del ojo que normalmente se sitúa por delante del iris, está causado por lo general por una lesión o una cirugía.

Algo que consideramos muy importante es hacerse un buen examen oftalmológico y optometrico a la edad de 40 años y a partir de esta edad un buen examen completo cada 5 años y un examen rutinario cada año o cada 2 años, estaría muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *