¿Tienes manchas de sangre en los ojos?

Nos gusta dedicar espacio en el blog a resolver las preguntas que nos hacéis a través de cualquiera de nuestros canales de comunicación. Es el caso del post de hoy, en el que queremos responder a un correo electrónico que nos habéis enviado preguntando a qué se debe el tener manchas de sangre en el ojo (hiposfagma).

En el caso de la persona que nos hace la pregunta, no siente ningún tipo de dolor y le ha ocurrido en más de una ocasión.

Manchas de sangre en los ojos

Estas manchas son pequeños derrames que ocurre en la conjuntiva. La conjuntiva es una capa muy fina y transparente que recubre el ojo, es una especie de telita, elástica y muy fina que tapa la esclerótica, que es la parte blanca de los ojos. Pero también hay conjuntiva por detrás de los párpados.

Bien, la conjuntiva tiene varias funciones una de las más importantes es la de proteger nuestros ojos, también ayudar a la lubricación de nuestra superficie ocular. Cuando se produce una hemorragia en esta zona es porque alguno de los vasos sanguíneos que hay entre esta capa y la esclerótica se rompe y ocasiona la aparición de estas manchas rojas tan aparatosas en el ojo.

¿Por qué ocurren estos pequeños derrames?

Estas manchitas o derrames subconjuntivales son roturas de los capilares que están bajo la conjuntiva, estos son muy finos y frágiles y pueden romperse fácilmente.  Se rompen, por ejemplo, por:

  • Una subida de la presión sanguínea
  • Tras un esfuerzo muy grande
  • Por estornudos, tos, vómitos… cualquier esfuerzo que provoca un aumento de presión intracraneal
  • Golpes en los ojos en la zona de alrededor
  • Por frotarse demasiado los ojos

En cualquiera de estos casos no es algo grave y la sangre se reabsorbe sin problema mientras los capilares se regeneran.

¿Cómo se pueden prevenir?

Como no es algo peligroso no existen tratamientos estandarizados para curar la formación de estos derrames subconjuntivales. Aunque sí que está indicado revisar periódicamente la presión arterial siempre que se padezca un derrame ocular de estas características, de este modo es la manera más eficaz de “prevenirlos” si es que es posible hacerlo.

No es necesario ir al médico en estos casos puntuales, aunque si sufres un derrame ocular y sientes dolor deberás ir rápidamente, como en el caso del traumatismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *