Imagen Post Tengo miopía y quiero operarme

Tengo miopía y quiero operarme

Cuándo operarse de miopía es una pregunta que se repite mucho entre vuestros comentarios. En realidad no importa que tengas miopía, astigmatismo o hipermetropía o la combinación de varias de ellas. La respuesta es siempre la misma y te lo habrán dicho en alguna óptica si has preguntado o el oftalmólogo si has ido a consulta.

Edad límite para operarse de miopía

No hay una edad límite para operarse de miopía pero lo razonable es esperar hasta que la graduación sea estable, es decir, cuando lleve al menos un par de años siendo la misma. Esto no significa que la miopía no pueda subir en un futuro, y es algo que nadie te puede asegurar. Si en alguna clínica te han dicho que si te operas quedarás perfecto y al 100%, allí no te operes.  La graduación se puede estabilizar pero nunca sabrás si se ha estabilizado al 100%, eso no se puede saber, ni tu ni nadie.

Información tóxica

He aprovechado mi reclusión en casa para navegar por la web, y he descubierto muchas paginas que mal informan con tal de ganar dinero. Por ejemplo, nos cuentan que para operarse de miopía se debe tener una graduación estable desde hace al menos un año, lo que suele ocurrir sobre los 18 años, algo que no es cierto.
La gente cada vez estudia durante más años y el excesivo trabajo de cerca es uno de los motivos por los que la graduación puede ir cambiando.
Además decir que hay que tener miopía estable durante un año, es peligroso, ya que es fácil que una persona tenga la misma graduación durante 10, 12 ó 14 meses, y que al año y medio o 2 años la refracción fluctúe. De modo que si te operas habiendo tenido la graduación estable de los 17 a los 18 años o incluso si te operas a los 18 habiendo tenido una refracción estable desde los 16 estás cometiendo un grave error, te vas a encontrar con problemas después de un tiempo.

Posibles problemas

Puede ocurrir que la graduación vuelva a subir y en este caso, habrás tirado tu dinero ya que volverás a tener que usar gafas o lentillas con el consiguiente problema añadido de tener una cornea operada. Curiosamente, esta frase la he leído mucho en páginas de blogs que pertenecen a clínicas de cirugía refractiva…
En algunas de estas webs dicen algo que en parte es cierto, pero que necesita afinarse un poco más. Y cuidado con las cosas que son ciertas pero a medias porque confunden. Dicen lo siguiente:
Para saber si eres un paciente al que se puede operar hay que hacer unas pruebas en una primera consulta:
  • Examen de la refracción ocular:  Como se necesita saber la graduación de la persona para saber cuantas dioptrías hay que eliminar de la cornea, eliminan capitas hasta que tiene el grosor necesario para que la cornea enfoque en la retina y no en otro sitio. Y esto puede llegar a ser peligroso, porque imagínate que en un dique empiezas a hacer un trabajo eliminado capas de la pared que contiene el agua… Puede ocurrir que el agua rompa el dique ¿no? OJO no estoy diciendo que se vaya a romper, digo que hay muchas posibilidades de que se rompa y que el agua se acabe saliendo.
  • Topografía corneal: Es correcto, es una prueba muy necesaria para saber la forma que tiene nuestra cornea y si hay posibilidades de desarrollar una cornea irregular después de la intervención. Siguiendo el símil de la presa, con esta prueba saben si la presa ya tiene algún desperfecto y es fiable hacer ese trabajo de rebaje o no.
  • Aquimetría corneal. Exacto, esta prueba mide el grosor de la cornea. Volviendo al caso del dique esta prueba nos dice si el dique es lo suficientemente grueso o no como para hacer un rebaje.
Después de esto se quedan tan a gusto y pasan a otro tema, porque no olvidemos que su misión es que te operes. Quieren ganar dinero, y la verdad es que es lícito que quieran ganarse la vida con su oficio, pero hay que decir las cosas como son y luego cada uno que elija lo que quiera.   Menos mal que en algunas de estas páginas aun nos dejan entrever que si que hay que hacer otras pruebas complementarias.
Y es que si, date cuenta que vas a someterte a una intervención quirúrgica. Que vayas a operarte y vuelvas a tu casa el mismo día no significa que no haya riesgos o que sea una operación sin importancia. Van a quitarte parte de tu cuerpo y esa parte no se va a recuperar jamás, así que hay que ser minucioso con las pruebas.
Por supuesto no estoy hablando de todas las páginas en general. Hay muchos profesionales que velan por la salud de sus pacientes y para ellos lo primero es informar y ofrecer al paciente la opción que mejor se adapte a su caso. Pero también es cierto que entre todas estas webs profesionales, también se cuela alguna que mal informa con el fin de vender a toda costa.
No quiero que te quede la sensación de que yo como soy optometrista y trabajo en una óptica estoy en contra de la cirugía refractiva porque no es así. Ya hablaré en un vídeo de la opinión que yo tengo sobre este tema, sin tabúes y sin morderme la lengua, verás que no critico por criticar y apoyo estas técnicas cuando son necesarias. Creo que si algo tengo es que soy sincero y transparente.
Por mi parte he terminado, espero que te haya gustado el vídeo y que hayas aprendido sobre el tema que es lo que más me importa de todo. Si ha sido así, ya sabes suscríbete a mi canal de Youtube y sígueme en Instagram que últimamente como estoy tan aburrido os subo muchos stories y así me conocéis mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *