Conseguir que los niños utilicen las gafas a veces es todo un rato. Peor aún si no hemos conseguido dar con las perfectas para ellos y no están cómodos o no les gustan. ¿Vemos como solucionar este problema y cómo elegir las gafas perfectas para los niños?

Aprende a elegir las gafas perfectas para los niños

En muchas ocasiones, el fracaso escolar se asocia con problemas de visión. Los profesores, y sobre todo los padres, deben estar pendientes en busca de indicios que indiquen que pueden existir problemas visuales como, torcer la cabeza, guiñar los ojos, acercarse a los objetos, ojos rojos… Si encuentras alguno de estos síntomas deberás plantearte elegir las gafas perfectas para tu hij@.

Estos síntomas podrían ser consecuencia de la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo y se deberían tratar cuanto antes. Hay que tener en cuenta que estos defectos refractivos, a parte del problema que generan en sí mismos, podrían favorecer el desarrollo de ojo vago y/o estrabismo.

Las pautas para una visión sana son, en principio, preventivas. Por ejemplo, vigilar la distancia desde la que se mira el televisor y el pc, leer con la luz adecuada, no jugar a videojuegos muchas horas seguidas, etc.

Debemos ser cuidadosos a la hora de observar a nuestros hijos, sobre todo cuando son pequeños. No solo hay que observar si andan mal o les sale alguna manchita en la piel si no que también es muy importante saber observar signos de perdida visual para poder actuar a tiempo y  minimizar los daños y los riesgos de sufrir problemas mayores; las revisiones periódicas con tu óptico-optometrista serán imprescindibles para mantener la salud ocular de los peques de la casa.

Imagen niña con gafas

¿Y si no quieren llevar gafas?

Cuando son pequeños o adolescentes son más sensibles a las opiniones de los demás. Si intuyen que en clase los van a marginar por llevar gafas no querrán ponérselas. Por suerte, los tiempos van cambiando y cada día es más normal que los niños lleven gafas de pequeños, unos ven a los otros y les parece lo más normal con lo que es más difícil que haya un rechazo.

La clave es que no piensen que llevar gafas es algo negativo. Te damos unos cuantos truquillos para que la transición sea más sencilla:

  • Deja que sea él o ella la que elija la montura. Anímale a que se exprese a través de sus colores y formas. Si le gustan y las elige él, será más fácil que se anime a llevarlas todo el día.
  • No seas negativ@, no le reprendas cuando no se ponga las gafas, sin embargo le debes felicitar cuando si lo haga.
  • Busca una foto de uno de sus ídolos (cantantes, actores o deportistas preferidos) llevando gafas para demostrarle que no hay nada de que avergonzarse y que si los famosos las llevan es porque molan mogollón.
  • Viéndolo desde otra perspectiva, las gafas son un accesorio de moda de última tendencia. A las adolescentes les puede ser más fácil llevarlas si se lo presentamos como algo para conjuntar con la ropa.

La elección va a depender del gusto de cada joven. En cualquier caso, tu óptico-optometrista te puede ayudar a elegir la montura más adecuada para cada caso.

¿Que gafas escoger?

Cuando los niños son pequeños, deberíamos elegir monturas de materiales sólidos y resistentes, normalmente acetato (lo que se conoce como “pasta”). Y no es ninguna idea descabellada tener un segundo par de gafas a modo de repuesto por si las primeras se rompen o se pierden. El segundo par de gafas no tiene que ser de la misma calidad que el par de gafas principal, pero debemos tenerlo porque si se rompen las gafas habituales puede que el niño se quede sin gafas como mínimo 2 días hasta que le hagan otras.

En el caso de adolescentes, la elección es mucho más sencilla: la que más les guste. Existen monturas para todos sin excepción y se fijaran mucho en la moda y en lo que llevan los chicos del instituto o la gente famosa, en definitiva las últimas tendencias. Hay monturas grandes y modelos más reducidos, con colores llamativos y estampados extravagantes o de tonos neutros y clásicos. Lo importante es que se sientan cómodos y se vean bien a sí mismos.

Gracias por seguirme. Espero que el artículo te haya servido de ayuda. Ayúdame a difundirlo y recuerda que puedes preguntar aquí tus dudas.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.