Mucha gente se plantea reducir los cristales de sus gafas debido al grosor que necesita para poder ver bien. En muchos casos un grosor muy alto puede afear la estética de la gafa, e incluso resultar un poco incómodo para manejarla. Pero, ¿merece la pena la reducción?

La alta graduación y la reducción

A partir de 2 dioptrías empieza a ser necesaria una reducción de los cristales, aunque depende de cada caso y de la montura que se elija.

Lo más complicado es trabajar la reducción de cristales de las gafas cuando la graduación es alta, especialmente por encima de 9 dioptrías. En estos casos son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta:

  • Biselado
  • Precisión en el centrado.
  • Refracción.
  • Material de la montura.
  • Tipo de lente.

Aún así, una buena reducción ayuda mucho al usuario, no solo estéticamente, sino también aligerando el peso de la gafa y haciéndola más cómoda.

Pero, ¿qué más debes saber al respecto? Echa un vistazo al vídeo:

PDF con referencias de los grosores de borde según el índice de reducción, la graduación y el tamaño de la montura

<<CLICK AQUÍ>>

¿Tu utilizas gafas con cristales reducidos? Déjanos tus comentarios aquí o en el vídeo de YouTube. ¡Gracias!

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.